FUNCIONES DEL NEUROPSICOLOGO

www.clinicamedicinadeportiva.com

FUNCIONES DEL NEUROPSICÓLOGO

La neuropsicología es una rama de especialización que se puede alcanzar después de los estudios universitarios de pregrado; así, un neuropsicólogo es un psicólogo, quien se desempeña en ambientes académicos, clínicos, y de investigación, pudiendo evaluar el daño cerebral de una persona con el fin de detectar las zonas anatómicas y las funciones cognitivas fuertes y débiles; así como las alteradas para ser encauzadas en un programa de rehabilitación neuropsicológica.

Sus funciones consisten en:

El diagnóstico clínico del funcionamiento cognitivo, conductual y emocional mediante pruebas estandarizadas.

El tratamiento: mediante técnicas psicoterapéuticas y procedimientos de rehabilitación, ayudando al paciente a que retorne a un nivel de funcionamiento normal después de la enfermedad o lesión o, en su caso, para que disfrute de una calidad de vida adecuada.

El consejo y asesoría: orientando a enfermos, familiares, personal sanitario y asistencial.

ÁMBITOS DE ACTUACIÓN DEL NEUROPSICÓLOGO

Centros geriátricos: centros de día y residencias.

Departamentos de neurología, unidades de memoria y de demencias.

Empresas farmacéuticas: determinación de niveles de neurotoxicidad de fármacos.

Equipos de salud mental.

Psicología forense: determinación de daño corporal (lesiones cerebrales).

Psicología infantil.

Entre otros.

 

 

VALORACIÓN NEUROPSICOLÓGICA (VNP)

Proceso mediante el cual obtenemos información sobre los aspectos cognitivos, conductuales y emocionales de la persona a través de la aplicación de diferentes pruebas estandarizadas u otros procedimientos. La VNP debe adecuarse a las características de la persona que va a ser evaluada y a los objetivos mismos de la valoración.

 

En general, las funciones mentales que se valoran son:

Inteligencia general

Velocidad de procesamiento de la información

Atención

Memoria

Lenguaje

Funcionamiento ejecutivo

Habilidades perceptivas y motoras

Aspectos emocionales

Conducta

Personalidad

Otras habilidades académicas como el cálculo, la lectura, la escritura.

 

En general, se considera que debe realizarse una VNP cuando se sospecha que existe algún tipo de alteración en la cognición o en la conducta como consecuencia de un daño o disfunción cerebral.

Algunos ejemplos son:

Traumatismos craneoencefálicos

Accidentes cerebro vasculares

Epilepsia

Trastornos psiquiátricos

Enfermedades neurodegenerativas: Alzheimer, Parkinson, Huntington

Esclerosis múltiple

Tumores cerebrales

Parálisis cerebral

Trastorno por déficit de atención

Trastornos del aprendizaje

Daño cerebral secundario a intoxicaciones, abuso crónico de substancias.

Otros procesos en los que pueda sospecharse algún tipo de afectación cognitiva, conductual o emocional

La VNP puede requerirse por motivos muy diferentes. Es necesario definir claramente el motivo de la misma para adecuar cómo y cuándo se va a desarrollar una determinada valoración, adecuar las pruebas y el informe. Así pues debemos tener en cuenta qué profesional nos refiere a la persona subsidiaria de ser valorada y para qué. No es lo mismo un niño con problemas de aprendizaje que nos envían desde el colegio a una persona anciana con sospecha de inicio de una demencia. Tampoco será lo mismo una persona con un traumatismo craneoencefálico que requiera ser valorado para un proceso legal o para un programa de rehabilitación.

Debemos tener también presente que en algunas ocasiones, la realización de una VNP puede verse comprometida. Estos casos incluyen valoraciones de personas con una pérdida cognitiva muy importante que impida una valoración mínima (situaciones de demencia muy avanzada o daño cerebral muy grave). La presencia de complicaciones psiquiátricas serias. La presencia de simulación.

Así pues, en resumen, el primer punto que debe establecerse claramente antes de llevar a cabo una VNP es la finalidad de la misma.

De modo general, algunos de los motivos para llevar a cabo una VNP son la ayuda al diagnóstico, especialmente en casos de diagnóstico diferencial, la valoración de secuelas para procesos legales, la implementación de programas de rehabilitación o estimulación cognitiva, la adaptación de programas escolares, la valoración del impacto (positivo o negativo) de una determinada intervención (farmacológica, quirúrgica) y, aunque no nos ocupa directamente en este módulo, la investigación.

La valoración neuropsicológica incluye diversos aspectos: cómo plantearla y llevarla a cabo, así como interpretar y comunicar sus resultados.

La valoración neuropsicológica debe entenderse como una herramienta más dentro de la Neuropsicología entendida como la disciplina que estudia la relación cerebro - conducta. Por ello es importante tener presente el carácter integrador de la Neuropsicología que se nutre de y colabora con otras muchas y diversas disciplinas de la medicina, la educación, el derecho, entre otras; así como de técnicas cada vez más sofisticadas como la resonancia magnética funcional.

Igualmente, la valoración neuropsicológica no es la mera administración de pruebas, test u otro tipo de cuestionarios. Exige el conocimiento de la realidad de los pacientes que se valoran: para decidir qué pruebas se van a administrar, añadir o eliminar pruebas durante la valoración si se considera necesario y, finalmente, para interpretar toda la información que se tiene disponible.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

© 2008— 2011 Copyright Clínica Medicina Deportiva CMD

Ibagué: Avenida Guabinal No 64 - 32, TEL. (8) 2745762 - 2746322

Cel 310 8515326— 3132375504

cmd@clinicamedicinadeportiva.com— medeportiva@telecom.com.co

Colombia